Guardianes que dibujan puentes entre culturas...







Aprender alemán no es difícil

El alemán no es más complicado que cualquier otro idioma, lo que ocurre es que muchas personas desean aprenderlo a la perfección para empezar a hablar sin cometer ningún error, y eso es casi im-po-si-ble.

La mayor dificultad del idioma radica en tres puntos relacionados entre sí:

Los artículos: cada sustantivo está acompañado de un artículo masculino, femenino o neutro. La cuestión en es que no existe ninguna regla general para poder aprender qué artículo corresponde a qué grupo de sustantivos, hay que aprender el artículo de cada sustantivo de memoria.

Los casos: el alemán está compuesto por cuatro casos, no voy a entrar en detalles, solo quiero mencionar que la dificultad en este aspecto radica en que aunque existen algunas pocas reglas generales, no es sencillo reconocer cada caso en particular y en cada uno el artículo del sustantivo toma una forma distinta (declinación).

Declinaciones: el alemán es un idioma en el que prácticamente todas las componentes de una frase se declinan, dependiendo del género y caso. Por ejemplo, los adjetivos se declinan en base a si los sustantivos correspondientes a cada adjetivo están definidos o no, en base al género del sustantivo y en base al caso en cuestión.

He aquí las tres principales razones para que el idioma se haya ganado la fama de imposible, siendo que entre los hispanohablantes contamos con muchas ventajas a la hora de aprenderlo, por ejemplo, la cantidad de palabras transparentes que provienen del griego o del latín entre el español, el inglés y el alemán.

Otra ventaja es la pronunciación, aunque todo el mundo diga que la pronunciación es difícil, voy a hacer hincapié en que la pronunciación del idioma alemán es fácil. Solo porque a veces vemos esos nombres interminables lleno de H, no significa que sean imposibles de pronunciar, solo hay que tener un conocimiento básico de la pronunciación del alfabeto, que es muy similar a la pronunciación del nuestro, y tener conocimiento de la pronunciación de los principales diptongos de idioma. De esta manera comenzaremos a ver con otros ojos las palabras, reconocer cómo están compuestas y por lo tanto pronunciarlas sin problemas.

Teniendo en cuenta estos puntos, es muy fácil empezar a hablar alemán, y eso es lo que los estudiantes deben comenzar a hacer, empezar a hablar y a practicar, y no esperar hasta ser capaces de hablar perfectamente, libre de errores gramaticales, hay que comenzar a hablar sin preocuparnos al principio si el artículo es correcto o no, ya habrá tiempo para perfeccionar los detalles. Esa es la clave para mutar al idioma alemán desde el estado “difícil” hacia el estado “fácil”.

Juan Paulo Altamirano Castillo (CEO de AlemanAutodidacta.com)

3 comentarios:

  1. Actualmente, la enseñanza (en los primeros niveles) apunta a la comunicación, a que el alumno se largue a hablar y se equivoque. Luego habrá tiempo para pulir.

    No estoy muy convencida con este método; no sé hasta qué punto es útil hablar con errores, sin prestar atención a ciertos detalles gramaticales. De todos modos, reconozco que, al principio, estas "licencias" están permitidas con el fin de poder expresarse.

    ResponderEliminar
  2. La lengua alemana es relativamente fácil.

    Todos aquellos que conocen las lenguas derivadas del latín, y están habituados a conjugar algunos verbos, pueden aprenderla rápidamente. Eso dicen los profesores de alemán desde la primera lección.

    Para ilustrar cómo es de simple, vamos a estudiar un ejemplo en alemán.

    Primero, tomamos un libro en alemán, en este caso, un magnífico volumen, con tapa dura, publicado en Dortmund, y que trata de los usos y costumbres de los indios australianos Hotentotes (en alemán, "Hottentotten").

    Cuenta el libro que los canguros (Beutelratten) son capturados y colocados en jaulas (Kotter), cubiertas con una tela (Lattengitter), para protegerlos de la intemperie. Estas jaulas, en alemán, se llaman "jaulas cubiertas con tela" (Lattengitterkotter), y cuando poseen en su interior un canguro, llamamos al conjunto "jaula cubierta de tela con canguro" (Lattengitterkotterbeutelratten).

    Un día los Hotentotes prendieron un asesino (Attentater), acusado de haber matado una madre (Mutter) hotentote (Hottentottermutter), madre de un niño sordo y mudo (Stottertrottel). Esta mujer, en alemán, se llama Hottentottenstottertrottelmutter y a su asesino lo llamamos, fácilmente,
    Hottentottenstottertrottelmutterattentater.

    Según el libro, los indios lo capturaron y, sin tener donde colocarlo, lo pusieron en una jaula de canguro (Beutelrattenlattengitterkotter). Pero, incidentalmente, el preso escapó. Después que iniciaran una búsqueda, vieron aproximarse a un guerrero (Hotentote) gritando:
    -- ¡Capturamos un asesino! (Attentater).
    -- ¿Cuál?, pregunta el jefe indígena.
    -- El Lattengitterkotterbeutelrattenattentater, comenta el guerrero.
    -- ¿Cómo? ¿El asesino que estaba en la jaula de canguros cubierta de tela?, dice el jefe de los Hotentotes.
    -- Sí, responde a duras penas el indígena. -- El Hottentottenstottertrottelmutterattentater (asesino de la madre del niño sordo y mudo).
    -- ¡Ah, demonios!, dice el jefe. -- Podría haberlo dicho desde el comienzo, que habían capturado al
    Hottentotterstottertrottelmutterlattengitterkotterbeutelrattenattentater.

    Así, a través de este ejemplo, podemos ver que el alemán es facilísimo y simplifica mucho las cosas. Basta un poco de interés.

    ResponderEliminar
  3. I do nοt еven know the way I stopped up herе, but ӏ
    аssumed thіѕ post was once gοoԁ.
    I do not гecognisе who you arе hοwеver ԁefinitely you аге going to
    a famouѕ blogger for those ωho are not alreaԁу.
    Cheers!

    my site same day payday loans

    ResponderEliminar